MALOS HÁBITOS DE GLOTONERÍA


Proverbios 23:20-21 «No te juntes con borrachos ni te hagas amigo de glotones, pues unos y otros acaban en la ruina» (TLA).

El proverbio afirma que tanto el vicio de la borrachera como la glotonería conllevan a la ruina. Si deseamos vivir vidas sanas debemos evitar estos defectos capitales. En cuanto a nuestro tema, veamos el concepto:

¿Qué es la glotonería? 

La glotonería es el consumo excesivo irracional o innecesario de comidas y bebidas  (alcohol). La observación revela que si no somos capaces de controlar nuestros malos hábitos en la comida y bebida,  tampoco somos capaces de controlar otros hábitos como la lascivia de la mente, la avaricia, la ira,  y aún de guardar nuestra boca del chisme o del conflicto. 

Por tal razón debemos de poner todo de nuestra parte para evitar caer en la glotonería. Un proverbio ruso dice: «Estar en ayunas no mata, pero la glotonería sí».

Las Escrituras del Antiguo Testamento recomendaba a los padres que tenían hijos con este problema a que no lo ocultaran sino solicitaran la ayuda de líderes especializados. Esto lo vemos en  el libro de Deuteronomio 21:20: «Entonces les dirán a los líderes: “Nuestro hijo es muy terco y rebelde. No nos obedece. Para colmo, ¡es un glotón y un borracho!».

En la sociedad actual existen consejeros profesionales de la salud mental que pueden ayudar en estos casos.


Malos hábitos de glotonería

Comer o beber vorazmente dándole más atención a la comida que a los que nos acompañan

El consejo del sabio proverbio es: «Si te gusta comer mucho, no demuestres que tienes hambre» 22:3 (TLA). En la versión de la Reina Valera dice: «Pon cuchillo a tu garganta». Es decir, contrólate. Comer o beber vorazmente dándole más atención a la comida que a los que nos acompañan, es vergonzoso. 

·      «El glotón es el sujeto menos estimable de la gastronomía, porque ignora su principio elemental: ¡El arte sublime de masticar!», Honoré de Balzac 

·         «Dios no nos ha dado espíritu de cobardía sino de poder, amor y dominio propio», 2 Tim 1:7.


Cortejar el gusto por cierta clase de comida a sabiendas de que va en detrimento de la salud

Por demás es conocido que  no  toda comida es sana. Las comidas chatarras  tarde o temprano cobran la factura.

·         «Más mató la cena que sanó Avicena», refrán del pueblo

·         «Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma", 3 Juan 2 


Consentir el apetito por comidas o bebidas costosas, especialmente cuando una dieta lujosa está fuera del alcance económico.

El glotón no se mide en lo económico con tal de darse el gustito, aunque luego esté mal del bolsillo. 

·         «Acuéstate sin cena, y amanecerás sin deuda».

·         «Porque el reino de Dios no es cuestión de comer o beber determinadas cosas, sino de vivir en justicia, paz y alegría por medio del Espíritu Santo», Romanos 14:17

Se cuenta de una leyenda medieval de un tal Juan de Devivil. Dice la leyenda que un hombre hizo un acto con el demonio para escoger entre la gula, la violación y el asesinato y escogió la gula. Embriagándose creía que lo podía manejar, llego a casa entro en la habitación equivocada, vio una mujer en su cama, era su madre, se lanza sobre ella, el padre forcejea con él y este lo asesina, cometió incesto, violación y asesinato a la vez.

"Cuando el estómago es víctima de la glotonería, la lujuria mata todas las virtudes del alma” (Gregorio Magno).


Jorge Arévalo
MALOS HÁBITOS DE LA GLOTONERÍA
Serie: Vida Sana

Comentarios