EL PADRE QUE VIGILA Y GUARDA


Cuando despedimos a algún ser amado por razones de viaje, o cumplimiento de alguna misión, el Salmos 121 inmediatamente viene a la mente de muchos. Es conocido también como el salmo del viajero. En ella se nos da detalles del cuidado especial de Dios en nuestra vida y camino. Veámoslo versículo por versículo: 
1.      1Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro? 
Aquí parece que hay un signo de temor, angustia e incertidumbre en el salmista, pues, se deduce por su necesidad de buscar amparo. Seguro que analiza alternativas pero en el versículo siguiente va a concluir en una sola. ¿Cuántas veces tú y yo nos hemos encontrado en situaciones sin salida, buscamos alternativas y no la encontramos y es entonces cuando levantamos nuestra mirada al cielo. 
2.      Mi socorro viene de Jehová,
Que hizo los cielos y la tierra
Dios es la respuesta a todas nuestras necesidades grandes y pequeñas, apremiantes o no. Dios que hizo los cielos y la tierra es el socorro seguro que nos pone a salvo de las carencias y peligros. Es la experiencia de todos aquellos que ponen su confianza en él. 
3.      No dará tu pie al resbaladero,
Ni se dormirá el que te guarda. 
Debido al cuidado divino se asegura de manera firme que no resbalaremos, ya que, el que hizo los cielos y la tierra es alguien que permanece despierto atento para cuidarnos y librarnos de cualquier caída. “Oh Dios guarda y protege a tus hijos que están en política, o en situaciones de necesidades económicas graves para que no roben”. “Guarda a tus hijos de los peligros del viaje”. “Guárdalos que no fracasen en su misión y propósito”. 
4.      He aquí, no se adormecerá ni dormirá
El que guarda a Israel. 
Hermosa promesa del salmo, aquí se nos garantiza nuestro cuidado. Se nos muestra a Dios como el eterno vigilante de su pueblo, como el amoroso padre que sigue atento los pasos de su pequeño hijo, que no se cansa ni se duerme y que se asegura que todo esté bien con su predilecto.
5.      Jehová es tu guardador;
Jehová es tu sombra a tu mano derecha. 
¿Quién es Dios? ¿Qué significa para su pueblo? Para situaciones en que requerimos de socorro, el Salmos 121 lo describe como el guardador que protege, como la sombra que cubre. Así como él es justo y bueno, también es el cuidadoso y responsable padre que vela por sus hijos.  
6.      El sol no te fatigará de día,
Ni la luna de noche. 
Durante el día afrontamos diferentes situaciones ya sea en el trabajo, en el hogar o mientras viajamos, pero podemos contar con la fortaleza de Su presencia que nos permite salir airoso de toda circunstancia. Aún de noche él cuida nuestro sueño, nos libra del temor, del estrés y del insomnio. Nos acostamos en paz porque sólo Dios nos hace vivir confiado. 
7.      Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma. 
Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.
El Salmo finaliza con declaraciones contundentes de la fidelidad de Dios para con nuestras vidas. De manera categórica se nos afirma que seremos guardados de todo mal. Que será guardada nuestra alma de temores y ansiedades, que seremos guardados desde el inicio de nuestro viaje o proyecto y que nos acompañará hasta el final. Dios no nos desamparará, él  cumplirá su propósito en nosotros. Es nuestro seguro aquí, ahora y en la eternidad. Alabanzas a Su Nombre.

Jorge Arévalo
EL PADRE QUE VELA Y GUARDA
Serie: “Versículos y pasajes edificantes de la Biblia” 

Comentarios