“ES UN…”, “SOY UN…”, “ERES UN…”

Existe una manera de pensar conocido como etiqueta global que consiste en extraer uno o dos rasgos de la personalidad de otra persona o de uno mismo y emitir una sentencia generalizada.

Ejemplos: 
“es un tacaño”
“es una mala persona”
“es un aburrido”
 “es un perdedor”
“soy feo”
“soy un torpe”
“eres un desastre”
“eres un inmaduro”

En esta categoría de pensamiento una persona comete un solo error y sobre generaliza: “soy un estúpido”, o “soy un fracaso”. Nada más alejado de la realidad. 
El hacer juicios generalizados de una persona por uno o dos rasgos negativos y no tener en cuenta el resto es muy irracional. El etiquetar a una persona basado sólo en un aspecto negativo de su personalidad y sentenciarlo como tal o cual es un craso error que debemos evitar cometer.
Las palabras claves aquí son: “es un…”, “soy un…”, “eres un…”

Cómo refutar esta sobregeneralización?
En primer lugar debemos aprender a ser específico en las cualidades y no generalizar el conjunto. Ejemplo: 

En lugar de decir “eres un tacaño” podemos decir: “a veces se comporta como un tacaño”
En lugar de decir: “es una mala persona” se debe decir. “a veces actúa como una mala persona”
En lugar de decir: “es un aburrido”, podemos expresar: “a veces es aburrido en el trato”
En lugar de decir “soy un feo”, debemos decir “hay algunas cosas que no me gustan de mí”
Etc
En segundo lugar preguntarse: ¿Yo soy así 100%, o hay otros aspectos de mí que escapan a esa etiqueta? (Hacer lo mismo cuando calificamos a otra persona)


Pensamientos bíblicos para contrarrestar esta distorsión de la mente

Hacer declaraciones acerca de tu realidad en Cristo y tomar en cuenta que Dios llama las cosas que no son como si fuesen.  Ejemplos:

Dios cambió el nombre de Abram por el Abraham (“Padre de multitudes”), Génesis 17:5
Cambió el nombre de Saraí por el de Sara (“Madre de naciones”), Génesis 17.15
Cambió el nombre de Jacob (suplantador)  por el “Israel” que significa “poderoso en Dios”
Llamó al tímido Gedeón: “…Varón esforzado y valiente” (Jueces 6:12)
Habló sobre David: “…varón conforme a mi corazón” (Hechos 13:22)
Jesús refiriéndose de Simón: “…tú serás llamado Pedro (que significa piedra)”,  Juan 1:42
Pablo hablando de los divididos hermanos de Corintio: “… a los santificados en Cristo Jesús” (1 Corintios 1:2)

Otras expresiones de fe:
En lugar de decir: “eres un demonio”, declarar: “eres un hombre de Dios”
En lugar de decir: “eres un burro”, decir: “eres un hombre inteligente”
En lugar de “salvaje”, “manso”
En lugar de “soberbio”, “humilde”
“pobre”, “rico”
“enfermo”, “sano”
“débil”, “fuerte”
“maldito”, “bendecido”


Declaraciones en Cristo

“Soy más que vencedor en Cristo”
“Soy un rey y sacerdote por medio de él”
“Soy santo en Cristo”
“Soy un bendecido”
“Tengo paz en El”
Otros

Es preciso etiquetar a las personas o a uno mismo en la manera en que Dios lo hace en Cristo, con declaraciones de fe. La fe dice Hebreos 11:1 “Es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”, y Hebreos 1:6 dice: “Sin fe es imposible agradar a Dios…”. También Santiago afirma que si alguno pide a Dios sabiduría “…pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor” (Santiago 1: 5-7).

Mejor es la fe que la incredulidad
Mejor es la realidad en Cristo que la realidad de los sentidos
Mejor es la Palabra de Dios que la palabra de los hombres.


Jorge Arévalo
“es un…”, “soy un…”, “eres un…”
Serie: “Pensamientos que perturban”

Comentarios