GENEROSIDAD QUE MARCA LA DIFERENCIA



«No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, y mañana te daré, cuando tienes contigo qué darle», Proverbios 3.27-28

Este proverbio nos habla de la ley de la generosidad. De ser generosos con el prójimo. De no negarnos hacer el bien a quién de veras lo necesita si tenemos el poder para hacerlo.

Alguien notó que en nuestro tiempo se exalta como valores supremos la comodidad, el éxito personal y la riqueza material, pero que la generosidad parece ser lo único que verdaderamente vale la pena en esta vida.

«Ante la posibilidad de salvar a alguien, lo demás no cuenta»,  (A. Frank)
«El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado», Proverbios 11:25


Definición de la generosidad.

Generosidad se refiere a la inclinación a dar y compartir por sobre el propio interés  o la utilidad.  La persona generosa piensa en repartir aquello que tiene con otros menos afortunados. Su conducta se basa en reconocer las necesidades del prójimo y tratar de satisfacerlas en la medida de sus posibilidades.

La generosidad toca a nuestras puertas especialmente en momentos en que una o más personas caen en desgracia o cuando suceden desastres naturales. Los esfuerzos de ayuda proporcionada voluntariamente serán bien valorados. La generosidad no sólo es dinero, puede ser también tiempo o trabajo.

Al reflexionar sobre esta virtud, encontramos que la vida del ser humano está llena de oportunidades para servir y hacer un bien al prójimo. El vivir con la conciencia de entrega a los demás, nos ayuda a descubrir lo útiles que podemos ser en la vida de nuestros semejantes, alcanzando la verdadera alegría, la salud espiritual y la íntima satisfacción del deber cumplido en nuestro interior.

«Si podemos hacer a alguien más alegre y feliz, deberíamos hacerlo en cualquier caso», (H. Hesse)
«Pero el generoso pensará generosidades,  y por generosidades será exaltado», Isaías 32:8


Maneras de cultivar la generosidad

Abrace a alguien que lo necesita
Todos compartimos la experiencia de la vida, y sabemos que hay ratos en que no nos sentimos al 100 por ciento y una sonrisa o abrazo puede hacer toda la diferencia.

«La generosidad humana es un reflejo del amor de Dios», Doménico Cieri


Haga una donación
Dinero, tiempo, trabajo o cosas materiales pueden ser donadas. Haga una búsqueda de qué y dónde se necesita, y dónelo con amor y desprendimiento.

«La generosidad es el único egoísmo legítimo», Anónimo


Perdone una deuda para siempre
Suelte resentimientos y pensamientos que lo aten a alguien con quien usted ya no quiere estar vinculado. Si hay una deuda que le amarga la vida, olvídela y libere las emociones que lo estancan.

«La venganza es un placer que sólo dura un momento. La generosidad es un sentimiento que alegra eternamente» (F. Rückert)


Beneficios del generoso

Será exaltado
«Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado», Isaías 32:8

Será prosperado
«El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado», Proverbios 11:25

Tiene una cosecha generosa
«Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente;  y el que siembra generosamente, generosamente también segará», 2 Corintios 9:6

Atesora un buen fundamento para su porvenir
«A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.  Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos  atesorando para sí buen fundamento para lo por venir…», 1 Timoteo 6:17-18


Jorge Arévalo
GENEROSIDAD
Serie: VIDA SANA

Comentarios