HERMOSAS PROMESAS DE DEUTERONOMIO 28: 1-14


Las promesas de Deuteronomio 28: 1-14 fueron dadas por Dios al pueblo de Israel en la reiteración de su pacto después de los 40 años de peregrinación por el desierto. Estas promesas eran condicionales dadas sólo si se obedecían las palabras del pacto. Pero qué relación tienen estas promesas en cuanto a nosotros los cristianos. El apóstol Pablo afirma en Gálatas 3:13-14 que “Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado de un madero. Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa. ”.
Si Cristo quitó la maldición de la ley de todos los que en las naciones creen en él (esto te incluye a ti y a mí), entonces no queda sino sólo las bendiciones que le fueron prometidas a Abraham y sus descendientes que incluye también la de este pasaje de Deuteronomio. Nosotros los creyentes en Cristo la recibimos por la fe. Somos bañados por la esencia de estas promesas. Por lo cual es importante revisarlas y hacerlas nuestras a través de la confesión de la boca.

1.      Jehová tu Dios te exaltará sobre todos
1Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

2.      Todas estas bendiciones te alcanzarán
Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 
a)      3Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 
b)      4Bendito el fruto de tu vientre (tus hijos)
c)      el fruto de tu tierra (tu riqueza, tu propiedad)
d)     el fruto de tus bestias (tu medio de transporte)
e)      la cría de tus vacas (tus alimentos, carne, queso, leche, mantequilla, etc) 
f)       y los rebaños de tus ovejas (negocios)
g)      Benditas serán tu canasta (estabilidad económica)
h)      Y tu artesa de amasar (tus herramientas de trabajo, tus oficios profesionales o especializaciones, tus capacidades)
i)        Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 
j)        Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti (seguridad, protección, favor, gracia, liberación, cuidado, amor).
k)      Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros (almacenes, ahorro, chequera, cocina, refrigeradora)  
l)        y sobre todo aquello en que pusieres tu mano (habilidades)
m)    y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da (Perú tierra de tu bendición para ti, tus hijos y descendientes)
n)      Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos (carácter, madurez, buen testimonio)
o)      10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán (respeto, prestigio, consideración)
p)      11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar (prosperidad en abundancia en todas las áreas, financiera, familia, bienes, país)
q)      12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo (crecimiento en los tiempos de Dios)
r)       y para bendecir toda obra de tus manos (productividad)
s)       Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado (señorío, gobierno)
t)       13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas (Ascenso, promoción, puestos de confianza).
“Y todas las promesas que Dios ha hecho se cumplen por medio de Jesucristo. Por eso, cuando alabamos a Dios por medio de Jesucristo, decimos «Amén».  Pablo, 2 Corintios 1:20)

Jorge Arévalo
Promesas de Deuteronomio 28: 1-14 

Comentarios

Publicar un comentario