LA PROSPERIDAD DEL JUSTO

Es un Salmos que por muchos años lo he confesado como un anhelo de mi vida. El verme libre de consejos malos, caminar en la verdad de su Palabra y ver prosperada mi vida en todo aspecto continúa siendo aún mi oración de cada día. El Salmo 1 revela la clave para hacer realidad estos deseos y es la misma que Dios le dio al guerrero Josué y dice: “en la ley de Jehová está su delicia y en su ley medita de noche y de día”. Meditar en la Palabra de Dios todo tiempo es el secreto, es la clave para ser próspero aquí en la tierra en todo sentido de la Palabra. Veámoslo con más detalle:

1.      1Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,

El no andar en consejo de personas de quienes no se les atribuye moral alguna, o tienen una moral construida en contraposición abierta y rebelde a la Palabra de Dios como puede ser el caso de los nihilistas (nihilismo es una filosofía que propone el rechazo de todos los principios religiosos y morales y que postula a una vida carente de sentido o propósito aquí en la tierra). El Salmo define como bienaventurado o feliz a aquellos que no andan en las opiniones de estos individuos que transgreden Sus leyes. 

2.        Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 
Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

También están los escarnecedores, los que de manera intencionada se burlan de la personas que profesan su fe con la finalidad de humillarla, despreciarla o discriminarla. Apartarse de los caminos de estos sujetos, no imitar sus prácticas inmorales, desoír sus consejos y no hacer caso de sus burlas es lo que hace a un creyente bienaventurado.

“Y en su ley medita de día y de noche”. Contrario a pensar en el mal, se nos invita a reflexionar en todo tiempo en la Palabra de Dios. Reflexionar y meditar en sus verdades lleva en la práctica a tener una vida de sabiduría e integridad tal cual las leyes de Dios lo establecen.

3.      Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

El resultado de andar en los consejos de la Palabra de Dios será la de una vida con abundantes frutos de justicia, una vida de poder y estabilidad emocional además de prosperidad en todas las áreas, y esto debido a la infaltable gracia divina que hace progresar el trabajo de sus hijos.   

4.      No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.

En contraste  a la prosperidad del justo está la consecuencia del camino del malo que prefiere andar sin el temor de Dios y sin atribuirle gloria alguna. Este hombre  no da frutos de justicia, no conoce el poder de Dios, es inconstante en su alma y sus obras no le alcanzan para obtener la prosperidad en todas las áreas. Es como el tamo que arrebata el viento.  

5.      Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos. 
6Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.

La sentencia para aquellos que en este mundo sólo siguen su voluntad o la de los malos es que les espera un futuro incierto, sin promesas ni presencia de Dios en sus vidas, condenados a una existencia sin propósito según la perspectiva de su Palabra y será así porque creyeron que con la muerte acaba todo.


Jorge Arévalo
LA PROSPERIDAD DE JUSTO
Serie: “Versículos y pasajes edificantes de la Biblia”

Comentarios