EL VALOR DEL ORDEN


En todo lugar y espacio se requiere orden, sea en el hogar, ciudad, organización o en actividades de carácter recreativo o de entretenimiento. El orden es primordial porque refleja excelencia, buena imagen, responsabilidad y buen criterio al hacer las cosas para uno y los demás.  El orden es necesario para la buena convivencia y desarrollo de todas las áreas de la sociedad. Desglosemos el tema:

Familia y gobierno central
En la familia existen roles para cada integrante para que se dé el orden. Por ejemplo, desde el punto de vista cristiano los padres y los abuelos son los llamados directos a hacerse cargo de la educación de los hijos. Es su responsabilidad el enseñarles y prepararlos para cumplir sus propósitos individuales, mientras que el gobierno debe centrarse en sus principales funciones como son el velar por la justicia, protegiendo los derechos básicos de la población como son la vida, libertad y propiedad, hacerse cargo de la seguridad ciudadana y hacer las grandes obras de infraestructura, según los teóricos liberales. Esto de definir los roles según la naturaleza de cada cual es importante para el buen funcionamiento de la sociedad.

Personal y espiritual
En lo individual debemos contar con un orden de prioridades. Desde el punto de vista de mi fe, el orden personal debe estar centrado en Dios. La vida humana debe estar cimentado sobre una base sólida de fe para que no se derrumbe ante las circunstancias y ésta fe debe ser en lo espiritual y eterno. El ser humano no es sólo materia, también es espíritu y si incluimos la fe en Dios y Su Palabra Viva atenderemos a un orden en todos los demás aspectos de nuestra vida, esto incluye familia, negocios y sociedad.

Economía
En cuanto a la economía, el orden para prosperar es claro. Un hombre que despilfarra, que no ahorra, que no invierte, que no atiende a una visión productiva es un hombre sin futuro. La economía de la prosperidad que nos enseñan los reformadores del pasado, consiste en “ganar lo más que se pueda, ahorrar lo más que se pueda, y dar lo más que se pueda”. Estos principios del ganar, ahorrar y dar, por sí mismo representan un orden en nuestra economía que nos permitirá progresar. De igual manera, aquellos que administran empresas o entidades del estado deben contar con un orden financiero para cumplir con el pago de sus trabajadores de lo contrario podrían causar mucho daño a las familias que dependen de esos ingresos.

Social y comunidad
En cuanto a lo social, hay un orden predispuesto por la propia naturaleza, atender a los pobres, dejarles trabajar pero dentro de un orden establecido. No es que el gobierno deba buscar los fondos para subvencionarlos si están sin trabajo. El trabajo es algo que nace del ingenio humano. No todo trabajo se remite a lo que alguna entidad del estado pueda ofrecer. Trabajo es el desarrollo del talento humano, ejecución de las ideas de negocio, trabajo es pericia, arte, destreza y creación de riqueza es creatividad. Los pobres así denominados por un gobierno socialista si es que tienen manos y pies completos entonces no son pobres, y es más conozco personas que aún sin tener algunos miembros principales de su cuerpo son tan creativos a la hora de generar ingresos para sí.

Así que hay un orden de atención a programas sociales, la ayuda principal tiene que ir a los que verdaderamente no pueden por sus propios medios valerse por sí mismos y generar. Igual un orden en el comercio, transporte y negocios erradicará la informalidad y la inseguridad y hará que todos compitan en la sociedad en iguales condiciones.

Dejo dos citas célebres por aquí:
“Altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos”,  Heath Ledger
“No se empieza la casa, por el tejado”

Jorge Arévalo
EL VALOR DEL ORDEN
Serie: VALORES PARA EL DESARROLLO. 

Comentarios