RESPETO A LA LEY Y LOS REGLAMENTOS


El respeto a la ley y a los reglamentos dentro de una sociedad es más que importante por el tema del orden, el desarrollo y la convivencia pacífica. He visto en naciones de primer mundo más respeto por las leyes que en los países de tercer mundo y eso explicaría también el retraso de este último. ¿Es cuestión de cultura? ¿De valores? ¿Mano dura de los gobernantes para hacer cumplir la ley? ¿De qué otra cosa crees que pueda depender el que se obedezca a la ley y los reglamentos?

Ejemplos prácticos
Las leyes y reglamentos tienen un componente práctico en el diario vivir que podría resumirse en los siguientes puntos:
·         Vivir respetando el derecho de los demás
·         Obedecer las señales de tránsito para evitar accidentes
·         Ponerse el cinturón de seguridad en autos, aviones, así como el uso de cascos para los motociclistas
·         Sanción a los que delinquen,  por ejemplo los que roban, secuestran y matan
·         No sacar la basura fuera del horario establecido, ni tirarlo a la calle
·         No cometer actos de corrupción estando en el gobierno
·         No al soborno ni a las coimas
·         No a  cobros indebidos en las escuelas públicas
·         Regulación de altos intereses bancarios
·         No a la informalidad o invasión de calles
·         No al tráfico de terrenos 
·         No a la venta de cupos para candidatear por un partido político
·         No a la piratería 
·         Los negocios de venta de comida deben cuidar su higiene y salubridad
·         Respeto a la opinión de los demás
·         No al abuso de autoridad
·         Otros
Como puedes ver, si no existieran leyes y reglamentos en una sociedad todo sería un caos y la convivencia pacífica entre los seres humanos sería imposible.
Cicerón decía: “Las leyes se han hecho para el bien de los ciudadanos”
“Muchos de los pueblos modernos más civilizados han sentido la necesidad de codificar sus leyes. Se puede decir que esta es una necesidad periódica de las sociedades”, frase de Andrés Bello, poeta venezolano.
“La ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas… “,  apóstol Pablo.

Consecuencias de no cumplir con la ley
Muchos mueren por hacer caso omiso de las leyes y los reglamentos. La estadística de los accidentes de tránsito por conducir ebrio son alarmantes, hay más muertes por causa de conducir con alcohol que por mandar soldados a la guerra en el mundo. Igualmente muchos van a prisión por no acatar las leyes y pagan con sus años de vida allí, como los que son atrapados en los negocios de la pornografía infantil, en el proxenetismo, o el caso de los burriers en los aeropuertos. 
Respetar y obedecer la ley impuesta en la sociedad es fundamental para procurar una vida de paz y prosperidad sin temor en este mundo. Además de dar un ejemplo de vida a las próximas generaciones enseñando a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. 
Si sacamos la vuelta a la ley tarde o temprano sentiremos sus azotes sobre nuestros cuerpos y almas. La ley tiene sus propios castigos y sanciones. Debemos estar prestos más por la razón que por el temor a estar sometidos a las reglas sociales que han emergido del acuerdo propio entre los hombres para nuestro bien.

Una anécdota para reir:
Se cuenta de Vittorio De Sica, gran cineasta católico, que fue invitado a comer por el abad de un monasterio. Al terminar la comida ligera, el director de cine sacó su paquete de cigarrillos y pidió permiso para fumar.
Lo siento, hijo, la regla de nuestra Orden no lo permite.
Siguieron charlando, y al cabo de un rato De Sica vio un cenicero.
-Padre, antes me ha prohibido fumar. Entonces, ¿qué hace esto aquí?
Es para los que no piden permiso.
Más vale ser precavido en un mundo de irrespetuosos.

Jorge Arévalo
Tema: El respeto a la ley y los reglamentos
Serie: Valores para el desarrollo

Comentarios