FRASES CÉLEBRES DE AGUSTÍN DE HIPONA


1.      Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.
2.      Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.
3.      La medida del amor es amar sin medida.
4.      Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta.
5.      Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama.
6.      La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano.
7.      Los hombres están siempre dispuestos a curiosear y averiguar sobre las vidas ajenas, pero les da pereza conocerse a sí mismos y corregir su propia vida.
8.      Es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre, más se aleja.
9.      Nadie niega a Dios, sino aquel a quien le conviene que Dios no exista.
10.  Creo para comprender, y comprendo para creer mejor.
11.  Conócete, acéptate, supérate.
12.  El pasado ya no es y el futuro no es todavía.
13.  Buscad lo suficiente, buscad lo que basta. Y no queráis más. Lo que pasa de ahí, es agobio, no alivio; apesadumbra en vez de levantar.
14.  Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia.
15.  Si dudo, si me alucino, vivo. Si me engaño, existo. ¿Cómo engañarme al afirmar que existo, si tengo que existir para engañarme?
16.  Todo el que cree, piensa. Porque la fe, si lo que cree no se piensa, es nula.
17.  Conviene matar el error, pero salvar a los que van errados.
18.  La ociosidad camina con lentitud, por eso todos los vicios la alcanzan.
19.  No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad.
20.  Donde no hay caridad no puede haber justicia.
21.  En el Cielo dicen Aleluya, porque en la Tierra han dicho Amén.
22.  La Ley ha sido dada para que se implore la gracia; la gracia ha sido dada para que se observe la ley.
23.  Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error.
24.  Equivocarse es humano, perseverar voluntariamente en el error es diabólico.
25.  No digas que el tiempo pasado fue mejor que el presente; las virtudes son las que hacen los buenos tiempos, y los vicios los que los vuelven malos.
26.  Ora como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti.
27.  Debes vaciarte de aquello con lo que estás lleno, para que puedas ser llenado de aquello de lo que estás vacío. 
28.  Intenta adquirir las virtudes que crees que les faltan a tus hermanos. Entonces ya no verás sus defectos, porque ya no los tendrás.
29.  Nuestros propios vicios, si los pisoteamos, nos sirven para hacernos una escalera con que remontarnos a las alturas.
30.  La pasión del amor no puede comprenderla quien no la siente.
31.  Lo que hayas amado quedará, el resto solo serán cenizas.
32.  La verdad es como un león; no tienes que defenderlo. Deja que se pierda; se defenderá a sí mismo.
33.  Con el amor al prójimo, el pobre es rico; sin el amor al prójimo, el rico es pobre.
34.  La virtud es el arte de vivir bien y con rectitud.
35.  No es una ventaja estar cerca de la luz si los ojos están cerrados.
36.  ¿A caso porque eres rico tienes dos estómagos que llenar?
37.  La fe es creer lo que no ves; la recompensa de esta fe es ver lo que crees.
38.  Como el amor crece dentro de ti, la belleza crece. Porque el amor es la belleza del alma.
39.  El mundo es un libro, y los que no viajan leen solo una página.
40.  Cantar es orar dos veces.
41.  Los milagros no son contrarios a la naturaleza, sino solo contrarios a lo que sabemos sobre la naturaleza.
42.  La paciencia es el compañero de la sabiduría.
43.  Tú nos has creado para ti, y nuestro corazón no está quieto hasta que descanse en Ti.
44.  Si crees lo que te gusta en los evangelios y rechazas lo que no te gusta, no es el evangelio en el que crees, sino en ti mismo.
45.  Las palabras impresas aquí son conceptos. Debes pasar por las experiencias.
46.  Fue el orgullo lo que cambió a los ángeles en demonios; es la humildad lo que hace a los hombres ángeles.
47.  Dios no necesita tu dinero, pero los pobres sí. Tú dáselo a los pobres, y Dios lo recibirá.
48.  Ciertamente estamos en una clase común con las bestias; cada acción de la vida animal tiene que ver con buscar placer corporal y evitar el dolor.
49.  El que tiene a Dios lo tiene todo; el que tiene todo menos a Dios no tiene nada.
50.  Dios provee el viento, el hombre debe levantar la vela.
51.  Si callas, calla por amor. Si hablas, habla por amor.
52.  Esta es la perfección de un hombre, descubrir sus propias imperfecciones.
53.  Continúe aprendiendo, sigue caminando, sigue progresando: no te demores en el camino, no retrocedas, no te desvíes.
54.  Escucha el otro lado.
55.  Dios tuvo un hijo en la tierra sin pecado, pero nunca uno sin sufrimiento.
56.  El que está lleno de amor está lleno de Dios mismo.
57.  El amor es la belleza del alma.
58.  Si Dios parece lento en responder, es porque Él está preparando un mejor regalo. Él no nos negará. Dios retiene aquello para lo que todavía no estás preparado. Él quiere que tengas un vivo deseo por sus mejores regalos. Ora siempre y no te desanimes.
59.  El hábito, si no se resiste, pronto se convierte en necesidad.
60.  Enamorarse de Dios es el romance más grande; buscarle la mayor aventura; para encontrarlo, el mayor logro humano.
61.  El que niega la existencia de Dios, tiene alguna razón para desear que Dios no existiera.
62.  No se le debe elogio al que simplemente cumple con su deber y nada más.
63.  Dos obras de misericordia liberan a una persona: perdona y serás perdonado, y da y recibirás.
64.  El que es amable es libre, aunque sea un esclavo; el que es malo es un esclavo, aunque sea un rey.
65.  Abstenerse del pecado cuando uno ya no puede pecar, es ser abandonado por el pecado, no abandonarlo.
66.  Ordena tu alma; reduce tus deseos; vive en caridad; únete a la comunidad cristiana; obedece las leyes; confía en la Providencia.
67.  Somos demasiado débiles para descubrir la verdad por la sola razón.
68.  Debido a que Dios nos hizo para Sí mismo, nuestros corazones están inquietos hasta que descansen en Él.
69.  Aprende a bailar, así que cuando llegues al cielo los ángeles sabrán qué hacer contigo.
70.  Nadie puede comenzar una nueva vida, a menos que se arrepienta de la vieja.
71.  El que no tiene celos no está enamorado.

Comentarios

  1. No pones ni una referencia bibliográfica de ninguna de las citas. Cero. Y veo varias citas muy sucias, que no tienen ningún aspecto de ser de San Agustín de Hipona.

    En fin... Por si pasa algún despistado por aquí dejo este enlace que explica cómo está la situación desde el Concilio Vaticano II (1962-1965). Y el problema ya venía de atrás con la infiltración de la masonería (con su modernismo) a través de los seminarios.

    https://uncatolicoperplejo.wordpress.com/2019/10/28/lista-pecorelli-1976-lista-de-la-gran-loggia-vaticana-operativa-en-el-concilio-vaticano-ii-1962-1965/

    La situación es esta:

    “Pues esos falsos apóstoles, obreros engañosos, se disfrazan de apóstoles de Cristo; y no es maravilla, pues el mismo satanás se disfraza de ángel de luz. No es, pues, mucho que sus ministros se disfracen de ministros de justicia: Su fin será el que corresponde a sus obras.” (2 Corintios.11, 13-15)

    Cuídense mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario