RESUMEN DEL LIBRO “DESTINADOS AL ÉXITO”

Cuando hablamos de éxito y que estamos destinados a ella me refiero a logros que podemos obtener en todos los aspectos de nuestra vida, esto es, familia, trabajo, negocios, relación con los amigos, fe y espiritualidad. Este manual le orientará el camino de como alcanzarlo. Veamos:

En primer lugar, debemos tomar los fracasos de la vida como lecciones de aprendizaje que nos acercan al éxito. “Todas las cosas ayudan a bien para los que aman a Dios”, enseña el apóstol Pablo en su carta a los Romanos.
Ayudará el hecho de aprender a caminar con una conciencia de justicia y no de pecadores tal como lo afirma la Biblia, que los creyentes en Cristo fuimos aceptados y perdonados por la gracia de Dios. 

Segundo, los seres humanos somos creados a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto, somos objetos de su salvación, esto nos permite que en nuestra posición de hijos seamos los receptores de sus bendiciones y más aún cuando adoramos y oramos en Su Presencia.

Tercero, hay gente feliz y no feliz en el mundo, por tal razón, es necesario estar conscientes de nuestras necesidades y conocer todas las provisiones que Dios ha hecho para nosotros. 

Además de llevar una vida feliz y tranquila procurando:

·         No hablar mal de otros
·         No decir mentiras
·         Evitar el mal
·         Hacer lo bueno
·         Estar en paz con todos 
Cuarto, esta la paz lo podemos reforzar:
·         Haciendo un uso prudente y asertivo de las palabras
·         Aplicando la paciencia para todo: “El que espera no desespera”
·        Y con pensamientos saludables en nuestra mente. 

Quinto, aprender a operar en las leyes espirituales del éxito, son siete y son las siguientes:
·         La ley de la grandeza
·         La ley de la humildad
·         La ley de la Unidad
·         La ley de la perseverancia
·         La ley de los milagros
·         La ley del uso de los talentos
·         La ley de la generosidad
Todas estas leyes están explicadas en el libro.

Sexto, es importante soñar en grande. Los sueños son el lenguaje de Dios. Consideremos estos sencillos pasos:
·         Escribe tu visión
·         Camina en la dirección de tus sueños, sin desviarte ni a la derecha ni a la izquierda
·         Sé fuerte ante las circunstancias, puedes elegir entre tomar una actitud positiva de las cosas, o actuar para mover la montaña. 
Jesús en los evangelios nos enseña pasar de lo ordinario a lo extraordinario en nuestra mente y forma de vivir. Para esto debemos buscar caminar en la mentalidad de aquella gente que lo ha conseguido todo. Hoy sabemos de celebridades en el mundo, gente que ha hecho mucho dinero, emprendedores exitosos pero que de niños eran pobres y huerfanos. También sabemos de jóvenes que a pesar de su edad son creadores de riquezas, en el libro te mencionamos algunos nombres. 
Séptimo,  la importancia de la confesión positiva. Nada asegura más nuestro éxito que el hábito de declarar siempre lo bueno, lo agradable y lo perfecto, porque esto es la voluntad de Dios para nuestras vidas. Debemos tomar conciencia que hay poder en nuestra boca. Lo que declaremos cada día es fundamental para el éxito o el fracaso. El proverbio dice: “La vida y la muerte están en poder de la lengua, y el que la ama, comerá de sus frutos”, “En toda labor hay ganancia, más las vanas palabras de los labios empobrecen”. 
Determina eliminar lo negativo de tu boca. Nunca más diré tal cosa como “siento miedo”, “estoy enfermo” “creo que voy a morir”, y reemplázalo por una confesión positiva que bendiga tu vida confesando frases poderosas como “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, “Soy más que vencedor por medio de Aquel”, "ando de victoria en victoria”,  y otras más como éstas. En el capítulo 27 y 28 del libro te presento una lista más amplia de los nunca más.  
Te recomiendo que llenes tu mente con las promesas bíblicas, existen versículos y pasajes edificantes que debes memorizar para que lo confieses con tu boca. Si haces esto harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien.

Jorge Arévalo
Resumen del libro: Destinados al éxito

Comentarios