HA RESUCITADO CONFORME A LAS ESCRITURAS


El texto de Romanos 10: 9-10 declara: 
que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”

La confesión para salvación requiere de dos ingredientes. Primero la confesión de Jesús como Señor de tu vida y segundo que Dios le levantó de los muertos, es decir, que ha resucitado y está vivo.

Pablo lo reafirma en 1 Corintios 15: 3-8: 
“Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí”

Conforme a las Escrituras sucedieron dos hechos trascendentales en la historia de la humanidad: 
·         Cristo murió por nuestros pecados
·          Y que él resucitó al tercer día

Los que dan testimonio de estos hechos:

Testigos de la muerte de Jesús en la cruz
Juan 19: 26:
·         Juan, que estaba delante de la cruz y que recibe el encargo de Jesús para que cuidara de su madre. ““¡Mujer, ahí tienes a tu hijo!”. Luego, señalando hacia María, le dice a Juan: “¡Ahí tienes a tu madre!”

Mateo 27: 51-53
·         Los sacerdotes que quedaron conmovidos por el velo del templo que se rasgó en dos y las personas de Jerusalén que vieron aparecer vivos a muchas personas que habían muerto antes: 
Más Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos”

Marcos 15:39
·         El centurión romano que al contemplar la escena de la muerte de Jesús en la cruz llegó a exclamar: “Verdaderamente este era el Hijo de Dios”

Mateo 27: 55-56
·         Muchas mujeres que habían seguido a Jesús, entre las que estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo:
Estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo

Mateo 27: 57-60
·         José de Arimatea que pidió a Pilato el cuerpo de Jesús.

Testigos de la resurrección de entre los muertos: 
Mateo 28:2-4
·         Los guardias que cuidaban la tumba

Marcos 16: 1-8
·         María Magdalena (de la que había expulsado siete demonios)
·         María la madre de Jacobo
·         Salomé

1 Corintios 15: 3-8
·         Cefas o Pedro: “y que apareció a Cefas”
·         Los doce apóstoles: “ y después a los doce”
·         Más de quinientos hermanos: “Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen”.
·         Jacobo: “Después apareció a Jacobo”
·         Pablo: “y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí”

Marcos 16: 12
·         Los dos que iban camino a Emaús

Miles de millones alrededor del mundo y de los tiempos
Desde que existe el cristianismo hasta nuestros tiempos han pasado más de 20 siglos, en todos estos siglos son miles de millones alrededor del mundo que han dado fe del Cristo vivo que salvó y transformó sus vidas. Muchos recibieron sus milagros y algunos hasta lo vieron.

Mi persona
También doy fe de que Cristo no está muerto, sino que vive. He experimentado su Presencia el día de mi conversión y luego cada día. Él está presente con los que son suyos todos los días hasta el fin del mundo.

Mateo 18: 16 refiriéndose a la ley del testimonio dice: “En boca de dos o tres testigos conste toda palabra”. En el caso de Jesús tanto en los hechos de su muerte como de su resurrección no son dos o tres los que testifican sino muchos.  

Cristo Vive

Jorge Arévalo
HA RESUCITADO CONFORME A LAS ESCRITURAS

Comentarios