LA FE, LA CONVICCIÓN QUE NO SE VE 2


Los muros de Jericó
Hebreos 11: 30 “Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días”

El derrumbamiento de los muros de Jericó está registrado en Josué capítulo 6. Dios había dado promesa a su pueblo de que poseerían la tierra de la promesa. Pero un muro inexpugnable era el principal obstáculo para el inicio de la conquista. Pero Dios dio la estrategia y era algo que parecía una locura en ese entonces. Tenían que dar la vuelta siete veces durante siete días. Al séptimo día al unísomo levantarían la voz y gritarían. Y así lo hicieron y los muros se derrumbaron.
Esto fue una fe audaz. Antes Josué y el pueblo habían visto su victoria y recibieron exactamente aquello que vieron.  La fe es la convicción de lo que no se ve.


Francisco Pizarro
Francisco Pizarro el conquistador español de los incas en mi país fue un hombre que vio su victoria antes de la batalla y con tan solo un refuerzo de 200 hombres venció a 40,000 soldados incas. El creyó en su proyecto de conquista, vio su victoria antes y lo alcanzó.

Cuando sólo le quedaban 13 hombres, estando a las puertas del imperio inca, tomó su espada y trazando una raya en el suelo les dijo: «Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos; escojan lo que quieran ser».
Y estos 13 hidalgos que tuvieron la visión de ver su esfuerzo compensado lograron pasar a la historia.


Una fe que no duda siempre será el principal requisito para recibir los milagros
Santiago 1: 5 -7 dice:
“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor”

El principal requisito para recibir los milagros de Dios o las respuestas a nuestras oraciones es una fe que no tiene duda. En Marcos 11: 23 Jesús declara: “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”
La fe, es del presente, del ahora, es la certeza de lo que se espera y es la convicción de lo que no se ve.


¿Estás listo a recibir tu milagro?
·         Oración por tu sanación: 
“Ciertamente llevó (Jesús en la cruz) nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores y por sus llagas fuimos curado”.  Decláralo: “Soy sano en el nombre de Jesús”.

·         Oración por bendición para las iglesias que tienen programas sociales: 
Proverbios 28:8
“El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés, las aumenta para aquél que se compadece de los pobres”
Dios en su Palabra ha determinado que todo ese acumulo de riqueza del prestamista o banquero le será dado a una iglesia que se compadece de los pobres, que tiene programas sociales a su favor. Igualmente en lo personal, si eres un creyente en Cristo, también eres esa iglesia. Si caminas en esa compasión,  el Señor se encargará de transferirte los cheques que necesites para cumplir tu misión.


Jorge Arévalo

Comentarios