ALGUNOS ASPECTOS DE LA OBRA REDENTORA DE CRISTO


El texto de Hechos 10: 38 -39 dice:
“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero”

Quiero destacar algunos aspectos de la obra redentora de Cristo, estas son implicancias de su muerte en la cruz, tal cual nos lo enseña la Escritura: 
 “…a quien mataron colgándole en un madero”


La cruz fue la derrota del maligno
La cruz no fue la derrota de Jesucristo.  Colosenses 2:15 dice: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”

Jesús no sufrió una derrota en la cruz, sino que triunfó sobre los demonios. Como un general victorioso entró en los cielos en un desfile de exhibición de todos los malignos derrotados.

Fue la liberación de todos los justos del antiguo pacto
Él fue hasta el Hades y tomó a todos los espíritus de los justos desde Adán hasta Cristo y los llevó a los cielos por el camino nuevo y vivo que el abrió para todos los que creyesen en él.  

“Por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne”, Hebreos 10: 20


En la cruz Jesús consiguió nuestro perdón
“En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia…”

La cruz es la base de su justicia a favor de la humanidad. En la cruz él consiguió nuestro perdón por su propia sangre, como en el día de la expiación, sólo que Cristo lo logró una sola vez y para siempre a diferencia de los animales del Antiguo Testamento que sólo eran figuras y símbolos de lo perfecto que sería el sacrificio de Jesús. Pues su sangre no sólo cubría nuestros pecados sino que nos limpiaba de estos. Nos declaraba inocentes, justos, como si nunca hubiésemos roto la ley.
Esto es lo que yo sentí cuando recibí a Cristo como mi Salvador hace muchos años. Me sentí perdonado, limpio y purificado. No había más el peso del pecado en mi alma.


Nuestra sanidad
“quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”, 1 Pedro 2: 24

Este texto declara de manera contundente que por sus heridas fuimos sanados. Recibimos la curación de cualquier mal del cuerpo por sus llagas. Eres sano ahora.

Nos libró del temor de la muerte
Hebreos 2:14-15
“Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre”


Mi testimonio de mi liberación del temor
En un tiempo de mi vida vivía con mucho temor. Temía las alturas, temía a la oscuridad, temía el mañana. Pero la Palabra de Dios y el testimonio del amor del Espíritu Santo dentro de mí me liberaron del temor.
Dios el Padre trabajó en mí, dándome su seguridad y enseñándome a no temer por que su Palabra me aseguraba que Él “no me dio espíritu de temor, sino de poder, amor y dominio propio”. Su perfecto amor en mí echó fuera el temor según 1 Juan 4: 18


Nos redimió de la maldición de la ley
Gálatas 3:13
“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

La maldición de la ley se puede resumir en tres cosas según Deuteronomio 28: 15- 68
·         Pobreza
·         Enfermedad 
·         y muerte


Pobreza

·         Derrota y vergüenza vs 25
·         Pobreza y escasez  vs 17,29
·         Opresión, deudas y robos vs 29
·         Pobreza vs 63
·         Insomnio a causa de la pobreza vs 65

Enfermedades
·         Esterilidad vs 18
·         Tisis, fiebre, inflamación, ardor vs 22
·         Ulcera, tumores, sarna, comezón vs 27
·         Locura, ceguera, turbación vs 28
·         Enfermedades y plagas vs 61

Muerte espiritual
Quebranto del Alma y mortandad vs 11


Jorge Arévalo

Comentarios