DESTINADOS AL ÉXITO




Todos nos enfrentamos a situaciones de adversidad en este mundo. Pero algo que debemos estar seguros es que estamos destinados al éxito. Las Escrituras bíblicas revelan al ser humano principios y leyes para salir victoriosos sobre toda circunstancia. Usted puede ser más que vencedor por medio de ellas.

La presente serie: “Destinados al éxito” contiene una diversidad de temas que asegurarán que su vida alcance a cumplir su propósito en esta tierra y le ayudarán a actuar como un ganador.

El Salmos 37: 24 dice:
“Tal vez tenga tropiezos,
pero no llegará a fracasar
porque Dios le dará su apoyo”

Este sagrado texto es muy alentador, por cuanto contiene una gran promesa divina y es el de recibir el apoyo ante la posibilidad latente de algún tipo de fracaso ya sea en lo familiar, económico, liderazgo u otro.


“Tal vez tenga tropiezos”

En primer lugar el versículo afirma que ningún ser humano está exento de tropiezos, lo cual es más que probable.

Un sabio del siglo primero hizo notar que todos tropezamos muchas veces, si alguien no tropieza al menos de palabra este es varón perfecto y no tiene deficiencia en nada. La Biblia nos muestra a un sólo hombre que nunca tropezó ya sea de palabra o de hecho y ese es Jesús el Hijo de Dios.


“Pero no llegará a fracasar”

La segunda parte de esta promesa es una buena noticia para cualquiera. Asegura que los tropiezos no son factores determinantes del fracaso, por tanto, no debemos temer. El diccionario define la palabra fracaso como la falta de éxito y el resultado adverso de algo.

Los creyentes estamos destinados al éxito, y a sacar resultados favorables aún de la adversidad. Los tropiezos ayudan a bien, porque de ello se aprende, se forma el carácter y se crece espiritualmente así como emocionalmente.


Dios le dará su apoyo

La tercera parte de esta promesa revela Su respaldo, él no desampara a los que creyentes. Está siempre presente y atento su oído para escuchar el clamor de sus hijos y actuar en justicia a favor de ellos.

Los expertos bíblicos coinciden que la tradicional promesa: “No temas, porque yo estoy contigo”, se encuentra 365 veces a través de todas sus páginas, y 365 es el número de la cantidad de días con los que cuenta el año, así que existen razones más que suficientes para levantarnos cada día confiados, respirando la fidelidad y la misericordia de lo Alto que sin duda no nos fallará.

Él es tu Ayudador. Te animo a que guardes esta gran promesa en tu corazón: “Tal vez tengas tropiezos, pero no llegarás a fracasar, porque Dios te dará su apoyo”.

Con toda seguridad como el sol que sale todas las mañanas afirmo que tú estás destinado al éxito y ninguna cosa de este mundo puede contra ti, por lo tanto levántate y resplandece.



Un extracto del libro "Destinados al éxito"
Por Jorge Arévalo
Disponible Online en Amazon
https://www.amazon.com/dp/B07CRBM56B

Comentarios