MEMORIAS DE LOS PASTORES PENSOTTI Y SU OBRA EN EL CENTRO FAMILIAR CRISTIANO

Eduardo Pensotti Marchessini nació en Misiones Argentina. De joven fue cadete y se destacó no sólo en los exigentes y rigurosos  entrenamientos militares sino en las habilidades de la decoración de muebles.

Esta idea de impulsar un proyecto personal empresarial lo trajo al Perú en los años de la dictadura de Velasquez. Eran años de crisis y persecución de capitalistas extranjeros como nacionales. Fue en ese contexto que hizo uso de toda su capacidad creativa para hacer la riqueza dando inicio a una variada red de empresas que con pericia y sentido común levantó.

Al mismo tiempo su amor por Jesucristo le llevó a apoyar obras cristianas y ministros del evangelio que necesitaban de hombres prósperos para ayudar a sostener y expandir la visión del Reino de Dios en nuestro país.

Era la década de los 90 y estando aún metido de lleno en los negocios asumió el reto de dirigir el programa de televisión y consejería Club 700  que fue de grande bendición para miles de familias peruanas quienes recibían fortaleza, orientación y ministración en sus necesidades espirituales.

Muchos líderes y pastores de hoy recuerdan aún con nostalgia los desayunos empresariales que dirigía donde muchos de ellos recibieron el incentivo para empezar sus ministerios.

Fue en ese tiempo de entrega de su vida y de sus recursos para la comunicación de las buenas noticias del evangelio que recibió la visita de un grupo de jóvenes misioneros argentinos entre la que se encontraba Liliana Knaus, su futura esposa y pastora de la iglesia.

Luego fue invitado a los Estados Unidos para un viaje diferente, un viaje que fue algo más que negocios. Su corazón estaba preparado por Dios para recibir la confirmación de su llamado pastoral y fue en uno de los servicios de una iglesia llena del Espíritu Santo del estado de Oklahoma que el profeta Dave Robertson le impuso manos con la misión de dar inicio a lo que hoy es la preciosa iglesia Centro Familiar Cristiano.

Pronto contrajo matrimonio con la misionera Liliana Knaus  con quien tiene 3 hermosos hijos, Jeremías, Joshua y Gabriela. Toda una familia sacerdotal y bendecida.

Eduardo y Liliana Pensotii dirigen desde hace 22 años el Centro Familiar Cristiano una iglesia de bendición para la comunidad, una iglesia para la familia, para los niños, los jóvenes, los matrimonios, adulto mayor, líderes y para todo el que necesite encontrar un abrigo espiritual en medio de un mundo en llamas.

Durante más de dos décadas han sido cobertura de cientos de vidas congregadas a quienes  ayudaron a trazar el destino y camino en la voluntad de Dios mostrando siempre  un carácter paciente y sabiduría en sus consejos.

Gracias sobre todo a Dios por celebrar su fidelidad y su misericordia de Dios en estos 22 años de avance. Gracias a Dios por la vida de los pastores Pensotti.



Jorge Arévalo

Comentarios